Doña Miguela en el recuerdo

Miércoles, 15 de enero, 2014

Reposición de muestra de grabados de Miguela Vera

Reposición de muestra de grabados de Miguela Vera

En la Sala de Exposiciones Temporarias del Centro Cultural de la República El Cabildo (Avda. de la República y Alberdi) está nuevamente habilitada la exposición “Grabados de Miguela Vera”, compuesta de grabados, xilografías, cromoxilografías y esculturas de la artista paraguaya.

Las obras forman parte del acervo del Cabildo, gracias a una donación realizada años atrás por su hija, Diana Báez Vera, y consta de más de 30 grabados en diversas técnicas y 3 esculturas.

Miguela Vera (1920-2005) fue una destacada artista paraguaya que vivió la mayor parte de su vida en la Argentina, a raíz de su destierro desde muy joven. Sin embargo, su obra está compuesta casi exclusivamente de recuerdos de los paisajes y la gente del Paraguay, al que volvería al final de sus días.

Su obra es un paseo por la vida sencilla de los paraguayos, de sus costumbres, sus ritos registrados; están los niños y mujeres de sus grabados para convertir los paisajes en los que se enmarcan en una verdadera fantasía poética.

La exposición puede ser visitada gratuitamente de martes a viernes de 9 a 19 hs, y sábados, domingos y feriados, de 10 a 17 hs.

“Doña Miguela en el recuerdo”

Reposición de muestra de grabados de Miguela Vera

En parte de un texto relacionado a la su obra, Vicky Torres escribió: “Doña Miguela Vera, grabadora dotadísima, vivió la mayor parte de esos más de cincuenta años intensísimos en los que se entregó al arte fuera de su país dedicada a dar cuenta, en los distintos salones del norte argentino, de las distintas manifestaciones de la cultura popular paraguaya. Nos legó, así, uno de los más importantes registros gráficos, no de nuestra reciente historia, sino de esa corriente subterránea que nutre la vida, de los pueblos y a la que don Miguel de Unamuno, en uno de sus tantos aciertos, denominara intrahistoria: la verdadera historia.

El valor de los trabajos de esta grabadora excepcional no se relaciona, sin embargo, solo con la memoria colectiva, …sino con el registro de formas, perdidas o por perderse, de convivencia y cultura que han hecho del nuestro, el país que actualmente es y, por cierto, con una mirada -la mirada de la artista que era- cargada de profunda humanidad. Como don Augusto Roa Bastos desde la literatura, doña Miguela Vera supo poner misericordia en su mirada y sentir el dolor y las alegrías de los otros como si fueran propios.

Esa mirada de la artista hace que su arte trascienda el estrecho marco del registro etnográfico o de la anécdota efímera para instalarse en la amplitud de lo humano, en la universidad del arte.

Si el Paraguay ocupa su memoria y su arte, son los humildes entre los humildes los que se asoman a sus imágenes más representadas. Quizá no se lo propusiera jamás doña Miguela, pero su mano firme, su trazo fuerte, su estilo carente de retórica y de excesos, sobrio en sí mismo, y la elección de los temas, convierten sus grabados realistas en un catálogo de ensoñaciones magistrales, cargadas de lirismo y de añoranza”.

Reposición de muestra de grabados de Miguela Vera